Próximas publicaciones: “Aquellos días de luz y palabras”, de Víctor Juan, y “Amar y callar”, de Miguel Ángel Yusta

En las próximas semanas, Sabara Editorial lanzará dos novedades en sus colecciones de Narrativa y Poesía:

  • Aquellos días de luz y palabras, de Víctor Juan.

Aquellos días de luz y palabras nos sumerge en las relaciones abiertas y fragmentadas de unos personajes que se aman, se esperan y se extrañan, se encuentran y se descubren con palabras. Víctor Juan hace en este libro un retrato impresionista del valor de la amistad, de la relación de un padre con su hija, del amor, del dolor de la ausencia, de la infancia, de la enfermedad, de la esperanza y del despertar a la vida.

Como en sus relatos anteriores, el autor de Aquellos días de luz y palabras reflexiona sobre el sentido de la escritura. Para Víctor Juan lo más importante es siempre lo que pasa en el corazón de quien se aventura a leer. Esta novela atrapará y emocionará al lector.

  • Amar y callar, de Miguel Ángel Yusta.

“Aunque no lo parezca, el amor todavía existe. Existe, y el poeta Miguel Ángel Yusta lo sabe. Y no sólo lo sabe: lo sostiene. Deberíamos agradecérselo, porque no es ejercicio común en estos días nuestros tal reconocimiento. Ni lo es tampoco la vocación de amante incondicional, que es la forma que toma en este libro –como algunos otros ya firmados por él- la vocación poética de Yusta. La poesía amatoria, sobre todo la poesía en la que el poeta es agente portador del amor, como conocimiento, como forma de estar en el Universo, en la que la palabra amorosa es palabra poética creadora y trascedente al sujeto y objeto de amor, es la formulación genuina del verbo poético. Y en este sentido, Amar y callar cumple con la tradición precisamente porque actualiza desde dentro esa tradición.

El título es engañoso –Amar y callar-, porque el poeta, lejos de silenciar el amor y sus procesos, los descubre y manifiesta en aparente estricto discurso romántico. Romántico, porque recorre los caminos que el Romanticismo –con mayúscula, digo-, eje cultural de Occidente hasta hace no mucho tiempo, nos ha legado: respecto al conflicto entre individuo y amor –entre identidad propia y pertenencia generosa al otro-, respecto al dolor por el paso de tiempo y la redención del tiempo por el trasunto en el otro, respecto al amor como excusa, razón y motor de la voluntad de vida.” (Luisa Miñana)