FRUNCES EN LA RIMA de Francisco J. Picón

portada-FruncesFrunces en la rima es un poemario que pretende ser la continuación y cierre de Alambique de Vestigios. Un poemario en el que las huellas que se destilaron en el Alambique se convierten en frunces, en arrugas, en la piel de una rima contundente que intenta romper con una forma de vida y de escritura que he tenido hasta entonces. Son poemas perfilados desde la desesperación, del desencanto, pero también, desde el afianzamiento, desde una actitud ante la vida que intenta definir al hombre que fui para dar pasa al hombre que puedo ser. Frunces en la rima canta al amor en todas sus formas, incluida el desamor, a la amistad, a la vida, a los sueños, a los fracasos… a todas y cada una de las arrugas que han forjado la piel de un aprendiz de poeta.

TRECE POEMAS A NORBERT de Maribel Mir Alvira

Portada-trece“Me encantas. Eres como los estanques en los bosques antiguos de mi país. Estás caminando y en un momento inesperado aparecen de la nada. Son silenciosos, pero con una profundidad enorme que solo puedes adivinar.” De entre todos los e-mails que se habían escrito, estas palabras emitían destellos fluorescentes y con ellas, Norbert la sedujo. Los trece poemas fueron escritos a lo largo de un año desde que se conocieron. Norbert es, en ocasiones, el yang que equilibra el yo poético femenino. Pero también es el espejo que le devuelve la imagen de la individualidad que lucha dentro de ella. Y es allí donde emergen la duda y la soledad frente al deseo y la esperanza.

EL SILENCIO de José María Latorre

Portada-El_silencioA la sombra de una lectura de Novalis y de un atentado terrorista en el que muere la mujer que ama, un hombre emprende la búsqueda de alguna señal de la existencia de vida después de la muerte. Su desesperada odisea, a un tiempo física y mental, lleva al moderno Orfeo en busca de su Euridice, de la mano de la música y del cues­tionamiento de la palabra y de las relaciones humanas, por los extraños territorios que rodean al hecho de la muerte poniéndole en contacto con un complejo muestra­rio de personajes, unos estrambóticos y otros inquietantes, desde un solitario filóso­fo romano que cree en la pervivencia del sentimiento y de la mirada más allá de la tum­ba, hasta siniestros sacerdotes, sectas secretas, grupos antiterroristas, videntes, bus­cadores de psicofonías… en el marco de una sociedad violenta, sometida a un imparable proceso de des­composición para el que ya no sirve nada más que el silencio.

CUENTOS PARA LEER CON UNA SOLA MANO de María Dubón

portadaCUEENTOSPARALEERCONUNASOLAMANOLa literatura erótica supone un reto creativo y no es, desde luego, la perversión de una mente calenturienta, de un alma amoral o de una personalidad enfermiza, por­que el sexo es único y compartido por toda la especie. Línea a línea, el autor y el lector interactúan, el lector reacciona a los estímulos que el autor le propone y se entrega a esa cópula orgásmica que no sólo es física, porque el texto ha lubricado los íntimos recovecos de la mente y ha hecho que culmine la gloria del proceso de compenetración. Toda la literatura juega a este juego de seducción. Se trata de crear una obra atractiva para el lector, de impedir el cierre brusco del libro que lo condena al polvo del olvido en un estante de la biblioteca del que nunca más saldrá.